¿Después de cuánto tiempo sin sentirte bien contigo mismo, vas a controlar realmente la depresión y ansiedad? O tal vez, ya no recuerdas cuándo estabas bien con tu vida. Llevas mucho tiempo siguiendo un tratamiento para estar lo mejor posible y sí, estás bien por momentos, pero de pronto ya no. 

 La depresión es aquella que se convierte principalmente en una tristeza persistente, en desinterés al realizar las actividades que normalmente disfrutabas, lo mismo ocurre con el resto de las tareas cotidianas. 

Aunque muchas personas están genéticamente predispuestas a tener depresión y ansiedad, también se consideran otros factores como el estrés crónico o el trauma. 

 Ambos padecimientos, se han vuelto afecciones mentales comunes en esta época. Tiene que ver con el tipo de vida acelerada de las ciudades y con las exigencias laborales, familiares y/o personales; tanto así que los síntomas que se desencadenan, como: tristeza, apatía o insomnio, se pueden dejar pasar como “normales”. 

 La realidad es, que si por dos semanas consecutivas has enfrentado -en cualquier nivel- los síntomas ya mencionados, o baja energía, cambios en el apetito, dificultad para concentrarte, desesperanza; si duermes más o menos de lo normal o has tenido pensamientos de autolesión, es importante que acudas pronto con un psicólogo o psiquiatra para valorar tu estado de salud. 

 Si en cambio, ya llevas un tratamiento con antidepresivos y otros medicamentos, como inhibidores, pero en vez de mejorar sientes que no tienes más opciones para notar un verdadero cambio (porque lo que consumes te ha ocasionado algunos efectos secundarios o dependencia), estás leyendo lo que necesitas. 

 

 Consumir C|B|D puede traerte ánimo y calma

A continuación, vamos a mencionar algunos de los beneficios de un producto natural, como lo es C|B|D, para contrarrestar los síntomas de depresión y ansiedad

Los niveles bajos de serotonina (ISRS), se relacionan con la depresión y ansiedad. La serotonina es un tipo de neurotransmisor que modula la actividad neuronal, varios estudios preclínicos han sugerido que el C|B|D tiene efectos antidepresivos porque activa los receptores de ISRS, de esa forma mejora los síntomas de la depresión y la ansiedad. Asimismo, a través de la activación de dichos receptores en el cerebro, se induce un efecto similar a un antidepresivo, pero menos invasivo, seguro y práctico.

 Consumir C|B|D, trae equilibrio a las funciones biológicas que incluyen el apetito, la percepción del dolor, la respuesta inmune, la proliferación celular, el estado de ánimo y la capacidad reproductiva. 

 Otra ventaja es, que el C|B|D produce un aumento en la producción de glutamato, el cual es un neurotransmisor estimulante que liberan las células nerviosas en el cerebro, ¡un punto más para desencadenar efectos antidepresivos inmediatos! 

¿Qué más nos asegura que el C|B|D contrarresta los síntomas de la depresión y ansiedad?

Este producto, mejora los síntomas relacionados con la enfermedad mental gracias a que aumenta los niveles de anandamida, llamada la “molécula de la felicidad”, que está relacionada con la memoria, la motivación, el razonamiento, el apetito y la fertilidad. 

 Si se activan esas sustancias positivas en el cuerpo, obtenemos un efecto natural que puede contrarrestar los distintos signos de depresión y ansiedad que causan miedo, bloqueando los ataques de pánico, la saturación de estrés y otros indicadores de que mentalmente estás afectado y necesitas controlarlo. 

 Es así como el C|B|D ha logrado perfilarse como un complemento al tratamiento de depresión y ansiedad, que ayuda a reducir el consumo de otros medicamentos, cuyos efectos secundarios pueden ser desde molestos a dañinos. 

 En Kanabos, te ofrecemos asesoría personalizada para usar algún producto con C|B|D. Si nos contactas recibirás apoyo de un profesional de la salud, sobre tu tratamiento y las posibilidades para mejorarlo. El C|B|D tiene potencial para este tipo de trastornos, dadas sus propiedades ansiolíticas, panicolíticas y anticompulsivas.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *