Muchos de nosotros nos hemos sentido aterrorizados en diferentes momentos de nuestras vidas. Quizás no estudiamos para una gran prueba, nos llamaron a la oficina del jefe después de arruinar un proyecto, o estábamos en una situación traumática, como un accidente automovilístico. Si bien el pánico puede ser relativamente común cuando te encuentras en una situación molesta o peligrosa, los ataques de pánico son algo completamente diferente.

Los ataques de pánico no ocurren porque una persona se enfrenta a algo peligroso o molesto. Suceden de la nada y pueden ocurrir en casi cualquier lugar, como cuando conduces un automóvil o caminas por la calle. A menudo van acompañados de síntomas físicos que pueden ser tan graves que muchas personas creen que están experimentando una emergencia médica.

Si sufre ataques de pánico, sabe de primera mano lo difícil que puede ser controlar esta afección. También puede tener curiosidad sobre las alternativas a los tratamientos tradicionales para los ataques de pánico, como el CBD. A continuación, describimos algunas de las investigaciones sobre el uso de CBD para los ataques de pánico y el trastorno de pánico para ayudarlo a tomar una decisión sobre si el CBD es adecuado para usted.

Comprender los ataques de pánico

Un ataque de pánico es más que sentirse asustado o tener ansiedad. Cuando una persona sufre un ataque de pánico, experimenta un episodio repentino de miedo intenso sin ninguna causa aparente. Estos episodios pueden desencadenar síntomas físicos graves, lo que puede hacer que una persona crea que está teniendo un ataque cardíaco o incluso está muriendo. Aunque los ataques de pánico no amenazan la vida, pueden afectar significativamente la calidad de vida de un individuo.

Los ataques de pánico generalmente comienzan sin previo aviso y pueden ocurrir en cualquier momento. Una persona que sufre ataques de pánico puede tenerlos ocasionalmente o con mayor frecuencia. Si tiene ataques de pánico frecuentes, puede llevar a un diagnóstico de trastorno de pánico.

Si bien los síntomas de los ataques de pánico pueden variar, a menudo incluyen todos o algunos de los siguientes:

  • Miedo a la pérdida de control o la muerte.
  • Sentimiento de irrealidad
  • Frecuencia cardíaca rápida y fuerte
  • Sensación de fatalidad inminente
  • Temblando o temblando
  • Falta de aliento u opresión en la garganta
  • Transpiración
  • Sofocos
  • Resfriado
  • Náuseas y / o calambres abdominales
  • Dolor de cabeza
  • Mareos o aturdimiento
  • Dolor en el pecho
  • Entumecimiento u sensación de hormigueo

Estos síntomas físicos a menudo son tan graves que las personas que sufren ataques de pánico buscan atención médica de emergencia.

Los ataques de pánico pueden ser increíblemente debilitantes porque muchas personas que tienen uno tienen miedo de tener otro. Esto puede llevar a las personas que sufren ataques de pánico a evitar situaciones o lugares que creen que pueden desencadenar otro ataque. Por esta razón, los ataques de pánico están relacionados con una serie de complicaciones, incluido el desarrollo de fobias, evitar situaciones sociales, depresión, ansiedad, abuso de sustancias y un mayor riesgo de suicidio o pensamientos suicidas.

La causa de los ataques de pánico es actualmente desconocida. Los científicos creen que la genética, los altos niveles de estrés, los cambios en la forma en que funciona su cerebro y / o tener un temperamento más sensible al estrés pueden desempeñar un papel. Los factores de riesgo para los ataques de pánico incluyen:

  • Antecedentes familiares de ataques de pánico o trastorno de pánico.
  • Tabaquismo o consumo excesivo de cafeína
  • Un evento traumático
  • Gran estrés vital
  • Cambios significativos en tu vida
  • Una historia de abuso infantil (físico o sexual)

Los ataques de pánico se pueden diagnosticar después de un examen físico completo y las pruebas de diagnóstico descartan otras causas de los síntomas físicos de un ataque. Una evaluación psicológica también puede ayudar a hacer un diagnóstico.

En la mayoría de los casos, los ataques de pánico se tratan mediante una combinación de terapia y medicamentos. Los médicos pueden recetar un medicamento antidepresivo y / o benzodiacepinas (como Xanax) para controlar los síntomas de los ataques de pánico y reducir la probabilidad de que ocurra otro.

¿Es el CBD una buena opción para los ataques de pánico?

El estándar actual para el tratamiento de los ataques de pánico implica el uso de medicamentos recetados (antidepresivos y medicamentos contra la ansiedad) que vienen con una variedad de efectos secundarios y, en el caso de las benzodiacepinas, tienen un alto potencial de adicción . Estos tratamientos pueden no ser efectivos en todos los casos; El 45% de los pacientes no obtuvo alivio del uso de antidepresivos en ensayos controlados.

Una alternativa potencial a los medicamentos tradicionales para tratar los ataques de pánico es usar un producto de cannabidiol (CBD). El CBD es un compuesto natural que se encuentra en las plantas de cannabis. A diferencia del THC, el componente psicoactivo que se encuentra en la marihuana, el CBD no causa un “subidón”.

En los últimos años, los científicos han estudiado los beneficios potenciales para la salud del CBD, incluido el uso de aceite de CBD para controlar el estrés, la ansiedad y otros problemas de salud mental. Investigaciones recientes sugieren que el CBD puede ser útil para controlar los síntomas de los ataques de pánico.

En 2017 , Current Neuropharmacology impulsó un estudio sobre el uso de CBD como tratamiento para el trastorno de pánico. Este informe indicó que el CBD puede actuar en ciertas áreas del cerebro que están relacionadas con el trastorno de pánico, como la amígdala. Una dosis única de CBD, administrada por vía oral, redujo la actividad en las áreas del cerebro que generalmente se “iluminan” durante un ataque de pánico. También puede aumentar los niveles de ciertos químicos en el cerebro, como la serotonina, que ayudan a regular el estado de ánimo.

El estudio encontró que el CBD no produce efectos psicoactivos, induce dependencia o tolerancia. Llegó a la conclusión de que el CBD es una opción prometedora para el tratamiento del trastorno de pánico, y señaló que se necesita más investigación para determinar cómo funciona el CBD en pacientes que experimentan ataques de pánico, así como las dosis seguras y terapéuticas de aceite de CBD.

Un análisis de 2015 llegó a una conclusión similar, descubriendo que el CBD tiene un gran potencial como tratamiento para una variedad de trastornos relacionados con la ansiedad, incluido el trastorno de pánico. Señaló que en 2010 , los investigadores descubrieron que cuando se usaba en ratas, el CBD inhibía ciertas respuestas del cerebro que los científicos creen que pueden ser responsables de los ataques de pánico. Numerosos estudios han encontrado que el CBD puede reducir los síntomas de estrés y ansiedad , que pueden ser un factor contribuyente en los ataques de pánico.

Si bien estos hallazgos son positivos, se debe hacer más investigación para determinar exactamente cómo el CBD puede ayudar a controlar el trastorno de pánico y los ataques de pánico. Debido a que el CBD puede ayudar a regular las áreas del cerebro que están asociadas con la respuesta de pánico, puede ser útil para ayudar a las personas a evitar ataques de pánico o controlar los síntomas de un ataque de pánico.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *