¿Puede salir el C-B-D en un examen de antidoping?

¿Puede salir el C-B-D en un examen de antidoping?

Ese momento en que te dicen que te harán un examen de antidoping a veces es preocupante, sobre todo si no sabes si lo que estás consumiendo puede afectar el resultado de tu prueba. Por eso, en este texto te explicamos por qué el cannabidiol (C-B-D) en su estado puro no es una droga, sino un producto con beneficios antiinflamatorios, ansiolíticos, analgésicos -por mencionar algunos- que no suele dar positivo en la prueba antidoping. 

Las posibilidades de que el C-B-D te haga fallar en un examen de antidoping, sea de orina, sangre, saliva o cabello, son muy pocas, pues están diseñadas para buscar metabolitos de T-H-C, no de C-B-D. Habría que requerir una prueba extra y/o distinta para hallar el C-B-D como sustancia adicional.

 

Origen

El C-B-D puede provenir de la planta Cannabis Indica o Cannabis Sativa, más allá de su nombre el efecto que producen las plantas depende de su cepa, el lugar donde crece, la luz que recibe. 

Los extractos de cannabis se subdividen en:

 

  1. a) Espectro completo 

 

También llamado extracto puro. La presencia de T-H-C en un aceite de C-B-D de espectro completo será suficiente para que pueda fallar el examen de dopaje, incluso si solo es del 0,3%, debido a que contiene todos los cannabinoides, terpenos y otros compuestos presentes de forma natural en la planta.  

 

  1. b) Amplio espectro

 

El aceite se produce mediante la extracción de todos los cannabinoides, terpenos y compuestos adicionales más beneficiosos, sin ningún tipo de T-H-C; es decir, conserva las mejores propiedades que tiene el cáñamo sin incluir T-H-C. Entonces, no resulta un problema en el examen de dopaje.

 

Para que quede claro: el C-B-D derivado del cáñamo debe contener menos del 0,3% de T-H-C, el de la marihuana suele incluir 0,3% o más; es por ello que el C-B-D presenta menor riesgo de generar efectos secundarios o de crear adicción.

 

¿Por qué te harían un examen de antidoping?

– Si eres candidato a un puesto de trabajo 

Algunas empresas ponen como requisito realizar este tipo de exámenes para valorar si, según los resultados, la persona vería afectado su desempeño según las actividades a realizar, como pueden ser: utilizar maquinaria pesada, hacer análisis de datos, manejar archivos confidenciales o cualquier otra tarea que aborde la seguridad y confidencialidad de la organización.

 

– Si eres deportista 

 

Este grupo de profesionales están acostumbrados a realizarse pruebas de dopaje para hacer de las competencias una experiencia más justa y competitiva. Adicional, suelen llevar una dieta y la complementan con el consumo de sustancias naturales que ayudan mejorar su rendimiento, como lo son la hormona del crecimiento, los esteroides y C-B-D.

 

– Si te atienden por razones médicas específicas 

 

Hay casos en los que se solicitan distintas pruebas de toxicología antes de que el paciente se realice un estudio, cirugía o cualquier otro procedimiento. En otros casos, es parte de un programa de rehabilitación.

 

CBD con 0,3% o nada de THC difícilmente dará positivo 

 

El aceite de C-B-D de forma legal no puede contener un porcentaje mayor a 0,3% de T-H-C. El producto contiene terpenos, C-B-G, C-B-N, T-H-C-V, pero pequeñas cantidades de T-H-C o nada de T-H-C. Solo consumir menos de 0,3% del T-H-C es aceptable en el país.

 

Resulta que los diferentes tipos de pruebas de drogas y exámen de antidoping aún varían en sus umbrales para detectar el T-H-C; y es esa variación de la prueba la que puede conducir a resultados positivos, por ejemplo: en casos donde se consumen 2000 mg o más de aceite de C-B-D (cantidad superior a la del consumidor medio).

 

De modo que, todo fabricante de productos con C-B-D debe ser consciente de las cantidades mínimas recomendadas por regulatorio, para que los consumidores no tengan problemas en los resultados del examen de antidoping. Asimismo, es importante que si tú adquieres el producto te asegures antes de que esté bien etiquetado y puedas leer la concentración de los ingredientes. O bien, si quieres evitar el T-H-C en tu aceite de C-B-D, pregunta directamente a tu distribuidor.

 

Únicamente si consumes altas dosis de C-B-D de espectro completo, existe el riesgo de que hayas acumulado suficiente T-H-C en tu organismo como para fallar el examen.

 

Preocupación de no pasar la prueba de antidoping 

Ocurre por desconocer cuánto T-H-C contiene el C-B-D que consumes. Ahora que sabes que todo depende si el C-B-D contiene T-H-C o no, considera a la vez el tiempo en que lleva el C-B-D en tu sistema. El aceite de C-B-D con T-H-C puede aparecer en una prueba de dopaje en los días 3 a 30, según la cantidad suministrada.

En el examen de orina, si ya pasaron más de 15 días será muy poco probable que se encuentre T-H-C. La prueba tradicional de drogas en orina detecta el contenido de T-H-C cuando la cantidad es superior a 50 ng/ mL, esto significa que en una muestra de orina tiene que haber por lo menos 50 nanogramos por milímetro.

 

En la muestra de saliva, puede detectarse T-H-C dentro de las primeras 72 horas de consumo. El análisis de sangre, siempre muestra lo que está actualmente en el organismo. Y en la muestra de cabello, basta un picogramo por miligramo de T-H-C para que sea detectado.

 

Otro aspecto a considerar en el resultado del examen de antidoping es la masa corporal de la persona, su nivel de hidratación, la acidez de la orina, los días que han transcurrido desde que tomó C-B-D, así como la dosis. 

 

Es normal sentir nerviosismo cuando sabes que te van a hacer el examen y estás consumiendo C-B-D porque realmente te ayuda a mejorar tu calidad de vida. Intenta relajarte, una persona bien informada sabe lo que está comprando y que el C-B-D puro no puede dar positivo si se consume correctamente, en pequeñas dosis.

El C|B|D no es droga

Un producto que ha sido legalizado no puede provocar adicción ni efectos psicoactivos. Si te has preguntado las razones por las que el C|B|D no es droga, la respuesta viene desde su origen: el cannabidiol (C|B|D) es el compuesto que se encuentra en la planta de cannabis, deriva del cáñamo, y posee propiedades terapéuticas para reducir los síntomas de ciertas enfermedades y dolencias.

El cáñamo, a diferencia de su prima “la marihuana”, se puede utilizar con propósitos medicinales gracias a que contiene poco o nada del ingrediente psicoactivo de la planta que causa dependencia: tetrahidrocannabinol (T|H|C). 

A pesar de que son compuestos químicos de la misma familia, tienen distintas propiedades: 

C|B|D T|H|C efecto psicoactivo
Marihuana bajo contenido alto contenido
Cáñamo alto contenido bajo contenido No

Como aparece en la tabla, el T|H|C se encuentra en la planta de marihuana y provoca efectos psicoactivos en el cuerpo humano, por lo tanto se le atribuye el “high” o “subidón” de cada viaje. Su uso es especialmente para la recreación. 

Mientras que el C|B|D no se considera psicoactivo, tampoco intoxicante. Cuando alguien toma una dosis baja en aceite o tintura sublingual, logra distinguir que tuvo un gran día después de mucho tiempo, pues las dosis moderadas de C|B|D tienen que ver con un mejor estado de ánimo y te llenan de energía.

Esto significa que el C|B|D no es psicoactivo como el T|H|C, por lo tanto, no se considera droga, tampoco hará que la persona se sienta alucinada al consumirlo, sus componentes solo afectarán la psique de forma positiva.

Uso medicinal del C|B|D

Una de sus principales propiedades es que actúa como sedante y calmante. Por estas características, ayuda a restaurar mejores patrones del sueño al reducir la ansiedad, es decir, funciona como remedio para dormir bien y combatir el insomnio.

Elimina de forma natural el estrés y la ansiedad; lo hace activando los receptores de serotonina que te llevan a un estado de ánimo positivo. Tiene además un efecto ansiolítico y relajante, útil para personas con trastornos obsesivos-compulsivos, de pánico o traumáticos. 

Por su valor analgésico, el C|B|D es beneficioso al reducir la fatiga, el cansancio, dolor de cabeza o migraña, incluso cuando tienes sensación de náuseas o mareo, gracias a sus cualidades antieméticas que se ponen en contacto con la serotonina. 

Tiene también un especial poder antiinflamatorio, pues evita el envío de moléculas de respuesta inflamatoria en el tejido dañado, lo cual enriquece los intestinos y/o las molestias en la zona inflamada. Es así como disminuye los dolores y tensiones musculares, igualmente alivia dolores crónicos.

El C|B|D se comunica con el sistema endocrino, por lo que permite restaurar el equilibrio hormonal, actuar en los procesos del ciclo del sueño, detectar las señales de estrés, mejorar la función del metabolismo, hasta la actividad sexual.

Asimismo, se emplea para afrontar los episodios de convulsiones que enfrentan las personas con epilepsia. En otros estudios, se ha visto cómo favorece el estado de pacientes con artritis, trastorno por déficit de atención (TDAH) o cáncer, hay casos en los que se ha logrado reducir el crecimiento o la proliferación de tumores. 

Debido a que las células óseas tienen receptores cannabinoides, el C|B|D ayuda a mejorar y aumentar la densidad ósea; si se fortalecen los huesos se reduce la inflamación y con ello el dolor que genera el debilitamiento del hueso.

Se vincula con el sistema inmunitario porque ayuda a minorar la inflamación, que es causante de la mayoría de las enfermedades autoinmunes, sin deprimir el organismo. Lo que buscará es activar los receptores CB2 para inhibir la fuente nociva para las defensas del cuerpo humano. 

Todas estas formas de aprovechar los usos medicinales del C|B|D, sin hacer que la persona se sienta drogada o tenga efectos adversos a largo plazo –como sucede cuando de toman productos psicoactivos-, han demostrado que el C|B|D no es droga. Al contrario, contiene vitamina E y ácido fenólico, que son poderosos antioxidantes (que detienen el envejecimiento de la piel). 

¿Por qué es legal el C|B|D?

Porque se ha demostrado que el C|B|D no es droga. La aprobación legal de la venta-compra-consumo de productos con C|B|D con fines medicinales comenzó en Estados Unidos. Alrededor de 1940, se realizaron las primeras investigaciones que dieron razones para dejar de considerarlo como sustancia ilegal; luego, tras varios años de estudio se ha señalado que su eficacia terapéutica y curativa no pone en riesgo la salud.

El uso medicinal del cannabis en México fue despenalizado a partir del 20 de junio de 2017, desde entonces la industria y la ciencia han participado para ofrecer avances médicos que permiten seguir descubriendo sus ventajas en distintos padecimientos humanos.

Hoy en día, los productos de C|B|D con una proporción inferior al 0,2% de TCH son legales y se pueden vender y consumir en varias partes del mundo. Lo encuentras disponible en: aceite, frascos goteros, ungüentos, cremas, gomitas, cápsulas, vapeadores y otras presentaciones para la comodidad de quien lo consume. Considéralos ahora que sabes más de su origen, consulta a tu médico o déjanos un mensaje para recibir asesoría profesional. 

*A fin de que tu compra sea segura: consigue siempre tus productos C|B|D con un vendedor confiable y de buena reputación, lee la etiqueta para saber el contenido y cantidades exactas, explora el sitio web del vendedor: www.kanabos.mx